18 febrero 2008

Crónica Valladolid - Mallorqueta (1-1); LA CULPA FUE DEL COCIDO

En primer lugar tengo que pedir disculpas a mis miles de lectores, porque lo acaecido a lo largo de la primera parte no lo pude seguir con atención, debido a un leve exceso en la ingestión del último cocido de la temporada, que sumado al paupérrimo juego de nuestros chicos, me sumió en el más profundo de los sueños, a pesar de los abucheos, insultos y demás, que tuve que soportar, no sin razón, del resto de los televidentes presentes.

No varió un ápice la formación titular que puso en liza Gori respecto a la que se barruntaba, estaba cantada y no cantadas pero sí cansadas estaban las piernas o la mente de esos once, porque hacía tiempo que no veía una primera parte tan lastimosa en la que el dominio fue total por parte de los pucelanos que a los 6 minutos ya avisaron y que a los 37 hicieron bueno el dicho de tanto va el cántaro a la fuente... que tras una serie de rechaces y un poste, colaron (Llorente) el balón en el fondo de las mallas defendidas por el binissalemer.

Pero todo hay que decirlo y espoleados por el tanto en contra, dos minutos después se produce una buena jugada bermellona, sí, era cierto, una buena jugada de nuestros cachorros, que finalizó en corner cuando algunos gritamos gol.

Y transcribo lo que anoté en el descanso: insisto en que el mister ha conseguido que el equipo asimile su espíritu y va como alma en pena, triste, sin ganas, como acabado... hay muy buenos jugadores pero se les ha echado a perder.

Y se obró el milagro... entró Borja Valero por un desconocido Galgo Jonás, algo debió decirles el psicòleg Pomera a los nuestros, que desde el primer minuto de la reanudación ya se veía que había más intensidad y chispa. No borramos al rival pero alternábamos buenos ataques con desaciertos y despistes que, gracias a un inconmensurable Moyá, no llegaron a mayores; pero a falta de continuidad en las muestras de clase, había más ritmo, más ganas.

A los 20 minutos entró Trejo por Varela y dos más tarde lo hizo Basinas por Pereyra. El dominio barralet era cada vez mayor e incluso un “sinsuerte” Güiza falló una de esas ocasiones en las que habitualmente no perdona... llega el minuto 78 y tras un precioso caño, derriban a Óscar Trejo dentro del área; lanza Ibagaza y GOOOOOOOOOOOOOOL del Mallorca. Seguimos empujando, nos llevamos algún susto (inmenso Moyá), en el 86 nos expulsan, por doble amonestación y merecidamente, a Nunes, en el 90+1, grandioso pase de Arango, magnífico control de Güiza y no fue gol sólo porque la rozó Asenjo: ¡antes no perdonaba esto!. Final movido y de infarto y un puntito más a sa butxaca que no es gran cosa pero que vista la primera parte...


Llama la atención:

- La tristeza, desolación e impotencia que me embargan desde que vi las fotos del actual estado de nuestro querido y añorado Estadio Luís Sitjar... ¿cómo se puede llegar a esta situación?.
- Que no hayamos podido encontrar una solución al Caño; desde que sólo da 3 buenos pases por partido, el Mallorca no pirula.
- Que ya nadie soporte al ¿locutor? de Audiovisual Sport.
- A excepción de la jugada en la que provocó el penalti, muy poco más ofreció Trejo.
- Que estuvieran: mal Jonás, bastante regularcillos Pereyra y Varela, escondidos Ibagaza y Arango y algo sobrepasado Fdo. Navarro.
- Que a pesar de algún falló y alguna falta de concetración, es pobler se esté afianzando en el centro de la zaga, buen partido de Ramis.


La cuña política:

Sólo podemos confiar en que los de atrás sigan fallando porque si no, vamos de cabeza a segunda; bueno, no es para tanto, pero “a partir de este fin de semana hay que dramatizar”, ZP dixit.


Un saludo especial a José Fermín G. E., mallorquinista y hotelero de pro, que desde allende los mares se incorpora como lector acérrimo a esta crónica pasional.

A por la victoria que corone los seis partidos seguidos sin perder, o lo que es lo mismo: aporellosoee.

Feliz semana,

Enrique


No hay comentarios: