06 abril 2008

Crónica Mallorqueta - R. Madrid (1-1): Parte I: LA ORGANITZACIÓ

Este partidazo da para mucho y voy a aprovechar para hablar de otras cosas, algunas de las cuales yacían en mi tintero desde hace tiempo, dado el hecho de que cuantas más horas pasen más posibilidades hay de que sea objetivo y no diga cosas de las cuales arrepentirme o sonrojaros.

Entrada vs salida: el contraste:

Más que correctos son los accesos al Ono Estadi de Son Moix, por lo menos por las dos puertas que dan entrada a la tribuna cubierta desde el Palacio de los Deportes: un primer y relajado filtro a la altura del velódromo para dirigirse después hacia los tornos donde no suelen haber aglomeraciones.

Pero ¡ay!, otra cosa es la salida, de la cual hace mucho que quería escribir: se pasan los deshabilitados tornos y subimos las escaleras para volver a cruzar las dos mismas puertas que hacen posible traspasar la verja que hay junto al velódromo. Este es otro cantar porque:

1º, desde hace bastantes jornadas, una de las hojas (la derecha) de la puerta izquierda, según se sale, no se puede abrir y los aproximadamente ridículos 4 metros lineales por los que debemos abandonar el Ono Estadi, se han convertido en 3, lo cual no ha hecho sino empeorar la ya inaudita e incomprensible situación habitual: no es de recibo que se produzca el atasco que se produce, partido tras partido, ¿y si hubiese que abandonar el recinto con carácter de urgencia?... sería una ratonera, un cuello de botella mortal y la solución es facilísima pero nadie de la Organització toma una decisión lógica y coherente.

2º, alguna vez he mencionado mi perplejidad por la gran cantidad de público que habitualmente llega tarde y que se va antes de finalizar el encuentro, molestando con ello al resto de espectadores. Lo de ayer ya fue exagerado, muchos, especialmente invitados y no habituales, llegaron tarde y se fueron pronto, pululando por el pasillo que separa la tribuna cubierta de la inferior y no dejando ver a los aficionados que se sientan en las primeras filas. Lo de ayer antes de finalizar el encuentro fue de traca, pasillos abarrotados y los ¿espectadores? en vez de salir por su vomitorio más cercano, se dedican a recorrer el anteriormente mencionado pasillo. Concretamente a la altura del vomitorio 19 un aficionado llamó la atención de 2 personas ataviadas con un peto que ponía Organització para que indicasen a los “paseantes” que abandonasen correctamente la grada, pero éstos, muy al contrario de lo que se podía esperar y de lo que se supone es su cometido, siguieron mirando el partido y, uno de ellos, se puso a hablar por su móvil; requeridos de nuevo, adoptaron una actitud chulesca para seguir sin hacer absolutamente nada, inhibiéndose del problema, para continuar mirando el final del encuentro; y digo yo, ¿para qué puñetas están ahí?; esperemos que alguna mente iluminada del Club tome medidas.


Una tercera cuestión ajena al Club: recién incorporado el actual equipo de gobierno de nuestro Ayuntamiento, les felicité por un par de detalles organizativos del tráfico rodado, hoy también podría hacerlo por otras cuestiones pero hay una que últimamente me tiene desconcertado: ¿por qué de cuando en cuando se puede salir del parking superior por la puerta de entrada y en la mayoría de ocasiones no?: ¡organización, señores!, organización y claridad para hacernos más fácil todo y no "embullarnos".

¿Será Daudén Ibáñez el responsable de todos estos menesteres (de los del Club y de los del Ayuntamiento)?

Que conste que haré llegar copia de esta opnión a los medios de comunicación escrita y al Club, del que como en otras ocasiones, no espero respuesta alguna (otro “detallito” impropio de un gran Club) y que no hace honor a lo que declara como su Visión: “Para ello estableceremos un modelo de club basado en la optimización de infraestructuras, siendo nuestro estadio un enclave de referencia en la isla.”

En la Parte II… el arbitrucho

Hasta luego, aporellosoee y visca el Mallorca,

Enrique


No hay comentarios: