06 abril 2008

Crónica Mallorqueta - R. Madrid (1-1): Parte II: DAUDÉN IBÁÑEZ

29 de abril de 1998, Mestalla, Daudén Ibáñez
5 de abril de 2008, Ono Estadi, Daudén Ibáñez

La historia se repite, el vencedor moral no consiguen ganar y el pésimo árbitro, 10 años después, sigue campando a sus anchas.

Teruel, que sí que existe, nos ofrece en estos tiempos a grandes periodistas (Federico Jiménez Losantos), grandes empresarios metidos a políticos (Manuel Amador Pizarro Moreno), sospechosos políticos (Juan Alberto Belloch Julbe) y nefastos y abominables ¿árbitros? de fútbol (Arturo Daudén Ibáñez).

Ayer noche, nuestro Mallorqueta pudo vencer al líder actual de la competición liguera de no ser por el desacierto de cara a la portería defendida por Iker y por el reincidente arbitrucho turolense, Daudén Ibáñez, muy poco ayudado en las bandas por Luís Cote Sáez y Luís Fernando Marco Martínez; por cierto, lamento desconocer cuál de los dos ¿no vio? el clarísimo penalti cometido por Cannavaro al cortar la trayectoria del balón con la mano totalmente despegada del cuerpo aunque creo que fue el primero de ellos, Luís Cote Sáez, quien no se “cotó” nada a la hora de dejar de señalar la pena máxima.

Esa fue la segunda de las jugadas, ya no polémicas, sino hilarantes, flagrantes o lo que se les quiera llamar, porque unos minutos antes, después de que Arango fuese arrollado por Sergio Ramos y de que el rechace lo enviase Fdo. Navarro al fondo de las redes capitalinas, el colegiado anuló el gol por supuesta falta del primero.

Puntualicemos que, salvo error u omisión:

En la jugada del gol anulado, el juez de línea no señala falta, por lo que supuestamente valida el gol y es el árbitro el que anula la jugada y es cien por cien responsable del error humano.

En la acción del no pitado penalti, es el linier el que mejor colocado estaba para verlo pero hay un detalle que me dijo mucho de la predisposición del referee: inmediatamente gesticuló e hizo aspavientos indicando que se continuase jugando; es decir, mucho peor situado que su compañero (¿o enemigo?), demostró tener muy claro que no había que pitar nada punible contra el Madrid si era dentro de su área.

Por si todo eso y otros muchos detalles no hubiesen sido suficientes y para evitar cualquier problema de última hora, en el minuto 90 + 3, cuando nuestro ataque podía plantarse delante de Casillas con ciertas garantías, pita una inexistente falta.

Y si alguien quiere volverse loco, que lea el análisis de Andujar Oliver en el Marca de hoy, pág. 11, en la que dice que “Daudén Ibáñez tuvo una actuación bastante correcta”

¡Ah! y tengo mis serias dudas sobre 2 fueras de juego señalados en la 2ª parte contra el Madrid y sobre la 2ª amarilla a Sergio Ramos que, por cierto, mantuvo una actitud bastante chulesca (como en un tipo como él y con sus pintas es de esperar) cuando se dirigía hacia el túnel de vestuarios.

Más tarde y tras contenerme muy mucho en mis comentarios sobre el arbitrucho, la 3ª y última parte: el partidazo.

Hasta luego,

Enrique


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pedazo de partido el del sabado, pero k mala suerte tuvimos

saludos

alonso m

Anónimo dijo...

Menudo robo.

Estos del Mallorca ya no saben como robar a los madridistas. Sin ánimo de ser exhaustivo, diré que no se puede permitir que un equipo como el Ficticio Madrid (que no Real) juegue once contra once, una auténtica vergüenza. El partido empieza doce contra once (el árbitro juega con una camiseta blanca debajo). Lo normal es que en los primeros veinte minutos ya les hayan pitado tres penaltis a favor y el equipo contrario ya cuente con tan solo 3 jugadores de campo de modo que el partido ya va de igual a igual. Por tanto, no se puede permitir que en un error garrafal del árbitro, se expulse al exquisito jugador Sir Sergio Ramos por un fortuito encontronazo en el cual se detecta una mala fe por parte del jugador contrario al tirarse al suelo de manera fulminante realizando aspavientos de un dolor inexistente como demuestra el hecho de que ni sangrara ni le quedara la pierna colgando ni hubiera síntomas de fractura alguna, siempre con la idea de provocar la sanción al caballero Ramos.

En cuanto a las polémicas dentro del área blanca, decir que parece que mucha gente desconoce las normas que rigen el deporte del balompié, habiendo una que reza "en caso de situación de peligro en área del conjunto ...... (pongase el equipo que proceda Real Madrid, Barcelona o Athletic de Bilbao), y siempre como prevención a un posible incidente mayor se señalará peligro a favor de dicho equipo". Es el absoluto desconocimiento del público general de dicha norma el que crea esta falsa polémica.


Por otro lado, si se observa que el equipo contrario acecha el marco madridista, es norma no escrita que una parte proporcional de jugadores contrarios deben ausentarse del juego o bien pasarse al bando contrario con el sano objetivo de equilibrar el juego, en aras de una mayor competitividad y emoción para el público general.

Dado que no se produjo ninguna de las circunstancias anteriores, cabe concluir que el partido fue un robo descarado del Mallorca.

Saludos

Fernando Martín

Enrique Mas dijo...

Estimado Sr. Martín, de los Martín Vázquez de toda la vida,

muchas gracias por su minucioso a la vez que pormenorizado comentario que, con su venia, tendré a bien incluir en el blog, para mayor gloria de éste.

Un abrazo y buen set el ganado por el Atleti, otrora Atco. Aviación.

Enrique