13 noviembre 2008

Copa: Mallorqueta - Málaga (2-0): A KEITA SÓLO LE FALTAN 18 y YA ESTAMOS EN OCTAVOS

Poco contaremos hoy de fútbol para no hacerlo muy extenso pero hay para escribir libros: el partido, Davidson, las meteduras de pata, los reencuentros…

Todo previsto, todo organizado, mi compromiso con goal.com de que hoy mandaba la crónica rápidamente; me llevo a mi ayudante favorito a conocer los pormenores de la zona de premsa y hete allí al sempiterno y magistral fotógrafo Tomás Monserrat al que “sin corto y sin perezoso” le llamo Tomeu Terrassa en otra de mis lúcidas actuaciones (perdón don Tomás, pero soy “asín”).

Como ya antes la simpática y atenta señorita que siempre nos atiende en la taquilla de prensa tardó un poquitín y encima no había llegado la petición de mi acreditación, le dije a mi ayudante favorito: hoy no sale nada bien… y así siguió la cosa porque no nos dejaron (con toda la razón) acercarnos al tartán, es metge no llegaba, etc., etc., o sea, que se mascaba la tragedia.

Pero no fue así y las tragedias, g. a D., nada tienen que ver con mi torpeza o ciertas dosis de mala suerte. El Mallorqueta, con alineación rotatoria o rotativa o de rotación o como la queráis llamar, salió a comerse a un rival que más bien parecía un equipo vulgar de 2ª división. Pero la verdad es que Cleber Santana, Castro (por la derecha) y Trejo hilvanaban buenas jugadas, se movían bien sobre el terreno de juego y hacían presagiar que antes o después conseguiríamos el gol que encarrilaría la eliminatoria. Y así fue, en el min. 33, después de haber tenido ya tres extraordinarias ocasiones, D. Navarro consiguió el primer tanto bermellón tras una larga jugada y un buen centro de Callejón.

La segunda parte fue un rollo patatero ya que los nuestros se relajaron y los malacitanos, “espoleados” por un “combativo” Albert Luque, trataron de igualar la contienda sin mucho acierto pero llevando la incertidumbre a las gradas por cómo se desarrollaba el encuentro. Tres cambios por banda y ya en el tiempo de descuento, Keita, que había sustituido al otro fosc, consigue su 2º gol oficial y se sitúa a sólo 18 de la marca que nos había asegurado.

Ahora a ver con quién nos toca en octavos, ¿con el Madriz, quizás?...

Llama la atención:
- Lo extraño que se me hizo al principio del partido ver a Cleber Santana organizando y repartiendo juego con maestría, a Castro participando sin desentonar y a Ramis rematando una tras otra.
- La avalancha de nuevos lectores: posiblemente se incorpore Biel F., que sería el primero en los últimos meses y eso sin contar que ya me he dado cuenta de que casi nadie me lee pero, porfa, dejadme seguir soñando… como todos hacemos con el Mallorqueta de nuestros amores.
- Que no sepamos qué será de nosotros; aunque el convencimiento de que Grande, perdón, Davidson (¿en qué estaría yo pensando?) no aparecería hoy era generalizado.
- Lo contrario que la decoración de Navidad, ¡que ya está aquí!.
- Que en el ascensor VIP, que parecía el camarote de los hermanos Marx, compartiésemos viaje con Mateo J. (el soltero de oro), Juan “el gran dragón” y los no menos conocidos Lorenzo Serra Ferrer, Miguel Ángel Moyá y Miguel Ángel Nadal.
- Espectacular la presencia de público, no llegábamos a 6.000; aunque todo hay que decirlo, mucho más animosos que de costumbre.
- Que Xus y sus sobrinos no apareciesen.

El rincón político:
Si nuestra principal, por no decir única, industria es el turismo y si una de las principales bazas para contrarrestar a la emergente competencia es la calidad, seguro que excepto los que tendrían que hacerlo, la inmensa mayoría sabemos qué es lo que se tendría o podría hacer. Una de esas cosas es hacerles sentir como en casa y eso, entre otras muchas posibilidades, se consigue eliminando fronteras idiomáticas, máxime para temas delicados. Pues bien… nosotros a lo nuestro… los médicos a aprender catalán: ¿para qué el inglés o el alemán si sólo vienen a estropearnos la isla y a fastidiarnos?.

Y ahora a pensar de nuevo en la Liga, que nos vamos a Almería, y que dicen que por esas tierras ya se oye aquello de aporellosoee. ¡Ánimo muchachos!, que son pocos y cobardes.

Un abrazo a todos i visca el Mallorca,

Enrique


No hay comentarios: