07 octubre 2013

Liga: Mallorqueta – Zaragoza (2-4): SI LO SÉ NO VENGO

Lo tengo que contar porque es molt fort, esto no se le hace a un forofo:

A las 05:30 estaba en Salamanca, a las 08:00 en Barajas y a las 11:15 en mi pupitre de prensa… ¿para qué?... para sufrir y abochornarme, para terminar diciendo, ya os decía que las tres victorias habían sido pírricas, pidiendo la hora y sin desplegar un juego como para ser demasiado optimistas.

Puede que el equipo volviese a salir pensando que podía y debía dominar, como he oído en algún medio, lo cual no consiguió en ningún momento, y que ello desguarneciese a nuestra lenta y adelantada defensa pero lo realmente preocupante fue la aparente desgana, la falta de movilidad, la ausencia de garra, la calidad sólo exhibida a cuentagotas, que los que deben ser el referente no se ofrezcan ni destaquen (quizás salvando a Nunes por su pundonor y a Víctor por su sorda labor).
                                                                                       
Pero vayamos cronológicamente: estrenaban su “carnele” de socio Rafa & son, ¡menudo estreno!, serios candidatos a ser nombrados gafes oficiales. A la entrada del Iberostar me encontré con es metge, que ejercía de ídem por incomparecencia de su colega, escoltado por sus vástagos (por cierto, ambos hemos sido requeridos para el España-Bielorrusia, él por parte de la RFEF y yo por parte de Goal.com).

Comenzamos con Miguel García y Nsue por la banda derecha y sin más novedad en el once inicial; a punto estuvimos de inaugurar el marcador en el min. 12, de no ser por el paradón de Leo Franco, ellos “dieron” un larguero, travesaño o pal en el 24’ y cuatro minutos después obligaron a Miño a lucirse; en el 33’ fue Víctor el que a punto estuvo de batir a Leo Franco.

Fue entonces cuando volvimos a las andadas, nueve minutos horribilis:
-          en el 35’ Acevedo lanza desde lejos pero ajustado y Miño no llega (0 a 1 y nuestro porterito quizás pudo hacer más).
-          En el 39’ entran dos solos por nuestra derecha, centra Cortés y gol de Henríquez.
-          En el 43’ se repite la historia, centra Cortés y Henríquez, esta vez teniendo que rematar en dos ocasiones, forada de nuevo nuestra meta.
Fue encajar el primero y hundirse nuestro once, éramos como un pelele en las carnestolendas, una birria de equipo, el hazmerreír de la categoría.

Menos mal que en el 45 apareció Agus y tras un saque de falta de Iñigo, cabeceó bombeado para que la pelota se colase por la escuadra. Goooooooool del Mallorqueta, mientras hay vida hay esperanza, 1 a 3 y antes de irnos al descanso ¡segunda amarilla a Abraham! (ganz-súper-rigurosa).

Tras el tentol entró Álex Moreno por Miguel García, de forma que Nsue ocuparía el lateral derecho y Alfaro cambiaría de banda. Comentamos los asiduos del lugar (hoy faltaba el menos joven, que ejercía de taxista) que si antes de transcurridos diez minutos acortábamos distancias, ganábamos el partido porque el enemigo iba a verse con un 2 a 3 después de ir ganado 0-3 y con un esbirro menos. ¡Y casi adivinamos!, el gol llegó al minuto 11 de la reanudación ¡pero de nuevo en nuestra portería!, que parecía defendida por un liliputiense; córner lamentable y ridículamente lanzado por ¡es nostros!, contraataque de uno (Barkero) contra cuatro, se acerca al área, lanza desde lejos y gol... a ver, Rubén, ¿me dirás que no la podías parar?.

Cuatro minutos después el colegiado sancionó a los abusones mañicos con un penalti que también pudo obviar, lanzó con temple y diligencia el algaidí y gol del Mallorqueta de nuestros amores, volvíamos a estar a dos goles. Poco después entrarían primero Aki por Iñigo y después Riverola por Agus. Por aquello de que nadie se enfade, el referee decidió compensar y señaló otra pena máxima prescindible, en este caso a Nunes, lanzó un baturro y paró, parooooooooo Rubén Miño hasta en dos ocasiones.

Restaban quince minutos y fue un posible querer pero desde luego no poder, lastimoso espectáculo de un equipo que se derrumba ante las contrariedades, que no tiene claro a lo que juega, en el que nadie se carga la responsabilidad a sus espaldas, en el que hay bastantes vagos y en el que, posiblemente, el míster se haya empeñado en volver a hacer jugar de una forma que con estos mimbres no se puede.

Llama la atención:
-          Que mi traslado Salamanca – Palma fuese tipo Vettel.
-          Que eche tanto de menos a Leo Franco y a Cortés… ¡quién los tuviera!.
-          Que ambos dorsales 18 correspondiesen a sendos “Victores”.
-          Que puede que Paco Herrera tuviera razón cuando desestimó nuestra oferta.
-          Que empezasen atacando por su izquierda (Montañés le hacía un traje a Miguel Gª) y los goles viniesen de su derecha, ¿se olvidó Alfaro de que tenía que cubrir a David Cortés?.
-          La rabona de Emilio en el 30’.
-          Ver como el representante de los Valdés abandonaba el estadio tras el 0 a 3… ¡hombre de poca fe!.
-          Que cada vez que sacamos una falta desde el lateral del área, los que mejor tienen que ver que se ponen en fuera de juego estén ahí, en fora de joc!.

El rincón político:
Mercadona, esta tarde, madre e hija castellanoparlantes y la pitufa con la camiseta verde de marras… ¿quién les habrá engañado?.

Sólo nos queda la esperanza, que no la de pasada La Cuesta, de ganar en Tenerife para recuperar el aliento, acallar a uno de Icod, al suegro de éste y a tantos y tantos guanches que por ahí pululan.

Que así sea porque aquí pintan bastos y la cosa está que arde.


Enrique


No hay comentarios: