15 diciembre 2013

Liga: Jaén – Mallorqueta (2-1): POR LO MENOS HA VUELTO TOMEU

“Semos” superiores pero no lo demostramos sobre el terreno de juego; ¿qué hacer?

Tras fracasar en la que debía ser mi primera retra en Goal.com (no pude ver el partido que tenía asignado), en el once inicial volvió a salir Geijo lejos de Son Moix en detrimento de Gerard y se quedó solo Álex Vallejo por delante de la defensa.

El resumen de la primera mitad es muy fácil, dos disparos, dos goles jienenses; Alfaro y Nsue NO son dignos de jugar en este ni, probablemente, en ningún equipo; en el segundo gol Miño encogió los brazos en lugar de estirarlos. El árbitro, además de cani, malísimo. Al filo del descanso tercer disparo enemigo tras posible penalti de Kevin Costner de Jesús.

La segunda parte fue casi un monólogo de es nostros pero sin ocasionar demasiados problemas a las huestes enemigas. Todo comenzó con algo, para mi, alucinante, ir perdiendo dos a cero y no efectuar cambio alguno.

Y llegó, llegó el goooooooool del Mallorqueta de nuestros amores, minuto 48, no os lo vais a creer pero fueron ellos, sí, ellos dos solitos, Nsue centró y Alfargoooooooool del Mallorca (regalito de su defensa, por cierto); casi toda la segunda mitad para merendarnos a los aceituneros altivos y colocarnos en lo más alto de la tabla.

El árbitro ja no feia tants de dois, Gerard saltó al “sespet” en sustitución de Nunes, retrasando Álex Vallejo su “posisión”, empujaban nuestros muchachos y se defendían ellos con casta y con alguna salida a la contra, que en una ocasión pudo terminar en gol si no la llegan a enviar a las nubes con la portería vacía. No había dueño del medio campo, de hecho nosotros no teníamos de eso y así las cosas transcurrían los minutos con el retorno de Tomeu Hemed y la posterior entrada de Riverola.

Y a punto estuvo de imperar la justicia si en el 88’ el “cabesaso” a bocajarro de Álex Moreno no se hubiese estrellado en la cruceta…. Uy, uy y requete uy… quina mala sort!. Fin y otro fracaso estrepitoso porque lo decía al principio, somos mejores que todos estos equipos pero eso no se traduce en victorias. ¿Un claro motivo?, no lo tengo pero muchos detalles que no comprendo o que, por lo menos, podrían ser de otra manera.

Llama la atención:
  • La influencia de Emilio en el nuevo look de Tomeu Hemed pero claro lo del primero no tiene nombre.
  • Lo malo que son los comentaristas de “La Secta”.


El rincón político:

¡Qué fácil se lo han puesto al gobierno central!, le han dado tiempo más que de sobra para dejar bien claro, clarito, clarito, por activa y por pasiva, lo que les pasará a los dirigentes catalinos si contravienen la Constitución: ¿detención, suspensión de la autonomía, invasión, estado de sitio?, no sé, lo que corresponda. No entremos al trapo, que hagan y digan lo que quieran, nosotros (el gobierno) a avisar de las consecuencias, de palabra, por escrito, con acuse de recibo, por telegrama, en la prensa, en la radio, en persona, en el parlamento, en “Uropa”… o que faga falta; eso sí, llegada la fecha y si cometen alguna fechoría… toda la Ley y hasta las últimas consecuencias deberá caer sobre los culpables; ¿fácil no? aunque Rajoy no me inspira mucha confianza…

Pues bien, llegados a este punto, sólo nos queda ir el domingo a las 17:00 horas al Iberostar Estadio a recoger nuestro regalo de Navidad a modo de contundente victoria, acompañada de buen juego, sobre el Gerona, equipo que representa a la capital de la provincia del mismo nombre, situada en Cataluña, España… aporellosoee… muerte al enemigo.

Adeu,

Enrique


3 comentarios:

Vte. dijo...

Enrique:
Este Mallorqueta está situado donde le corresponde, creo que esperar mejorar esta
posición para situarse en posición de buscar el ascenso con estos jugadores es algo muy difícil.

Ahora llega la Navidad, tiempo de comer marisco y engordar algunos kilos, supongo vais aprovechar con la familia para viajar a tierras gallegas. ?

Felicidades,

Joaquín dijo...

Lo siento Enrique, pero aquí vale la frase siguiente: Unos días se gana y otros se aprende!!

Saludos..

TioJav dijo...

Vaya portero inútil