27 octubre 2014

Liga: Mallorqueta – Sabadell (1-0): COMO EL SPUTNIK

Tres victorias consecutivas, ¿será el Karpin-chandal?, ¿será la ausencia de directivos en el palco?, ¿será que ya siempre vamos a ganar?... la prueba de fuego… el próximo sábado.

¿Por qué?, porque desde este blog siempre hemos mantenido que es casi imposible ganar ambos encuentros cuando se juegan dos seguidos en casa, al igual que perder los dos si juegas dos veces consecutivas lejos de sa Roqueta. Quiere esto decir que si ganásemos al Lugo, romperíamos una de las máximas del fútbol mundial y habría que empezar a plantearse si ya somos imbatibles. No puedo dejar de recordar que perder los dos partidos seguidos fuera de casa  sí que se ha dado en varias ocasiones en el Mallorqueta de nuestros amores, tan proclive a lograr records negativos, a resucitar muertos o a flagelarse.

Se repitió once inicial y pasamos una primera parte de lo más vulgar, con 25 minutos de inoperante dominio bermellón y los veinte finales con los sabadellenses más estirados y con ciertas ínfulas. Cabe destacar:
  • En el min. 15 Abdón no supo batir al excéntrico exmallorquinista Nauzet.
  • En el 23’, falta directa botada por Marco Asensio, que de no ser por el guardavallas enemigo, se hubiese colado antológicamente.
  • Dos minutos después fueron ellos quienes, también de falta directa, estrellaron el cuero en nuestro pal derecho; momento a partir del cual nuestras huestes se acongojaron y se cambiaron, un poco, las tornas.
  • En el min. 28 pudimos marcar nosotros y en el 32 lo merecieron ellos.

Así las cosas se llegó al tentol tras un aburrido primer acto, momento que aprovechamos para visitar al aguador, intercambiar opiniones y regresar a nuestra localidad donde hoy se encontraba, ¡albricias!, TíoJav (perdón por haberme olvidado de comentar antes tan llamativo acontecimiento).

Pocas cosas cambiaron tras la reanudación; a partir del minuto 50 comenzó el carrusel de tarjetas y cambios, dos en nuestras filas, Arana por Markovic y Scepovic por Abdón… y ambos fueron protagonistas, penalti, penalti, penalti, falta máxima ¿cometida? sobre el maestro Ceporrovic, rey del trote cochinero y de la cintura perdida pero, al fin y a la postre, conseguidor de ese penalti que se dispuso a lanzar Manuel Jesús Arana Rodríguez, llamado a vivir su mejor época como futbolista vistiendo la elástica bermellona; min. 62, lanza el sevillano y gol del Mallorca, goooooooool de Manuel… Aranaaaaaaaaa; impecable lanzamiento de nuestro interior diestro, besos, abrazos, hurras, fiesta por todo lo alto en Son Moix… si no nos metían… ganábamos el partido.

Y así fue, durante unos minutos quedaron noqueados los arlequinados pero poco a poco se fueron reponiendo, empezaron a achuchar y, es nostros, comenzaron a replegarse. No sufrimos especialmente, no mejoró la calidad del encuentro pero fueron pasando los minutos y logramos tres nuevos puntitos, 9 de 9 sin consejeros ensuciando el palco; ahora estamos a 2 del descenso y a 6 de la promoción, seguimos siendo los máximos goleadores de la División y ya no somos los más goleados (gracias Rafa).

Llama la atención:
  • Sa calurada que feia (los de la tribuna de sol, solarro, achicharrados oiga).
  • No por esperado menos lamentable espectáculo de catalinos (nada que ver con catalineros) y merengones abandonando nuestro santuario para ver como Neymar perforaba la meta madridista.

El rincón político:

Y ya tenemos alternativa organizada, ya ha sido elegido el Comité de Dirección  provincial de VOX Baleares; tras la votación del 61% de los afiliados, la candidatura presidida por Ana Mª Vidal Font será la encargada de tratar de lograr los objetivos de esta joven formación liberal-conservadora, tras recibir el respaldo del 74% de los votantes.

Y vuelta a las andadas, otra vez el sábado a las 16:00, de nuevo en el Iberostar Estadio y esta vez con obligados cambios en el lateral derecho por la acumulación de tarjetas de Pau Cendrós y, a mi humilde entender, la entrada de Arana en el once inicial. Aporellosoee.

Feliz semana,

Enrique


2 comentarios:

Pe de Sa Punta dijo...

¡Venga Enrique!, que se puede...

Mara dijo...

¡Vamos, vamos!... ¡¡¡cada vez un poquito más arriba, Mallorqueta!!!