15 noviembre 2014

Liga: Mallorqueta – Alcorcón (1-1): PONGA VD. MISMO EL TITULAR

·      SE TRUNCÓ LA RACHA
·      VUELTA A LAS ANDADAS
·      MARCODEPENDENCIA, ASENSIODEPENDENCIA o MARCOASENCIODEPENDENCIA

Pésimo encuentro, con resultado final justo, en el que se notó en demasía la ausencia de Marco Asensio y donde nuestros caballerosos y educados jugadores tuvieron que enfrentarse a acémilas jaleadas por su entrenador.

Debido a unas exquisitas cigalas, unas picantitas almejas y una delicada pescadilla, que no se mordía la cola, llegué justo a tiempo para no ver nuestro golarro; penalti no del todo claro, dicen, lanza el consumado especialista Arana y goooooooool del Mallorca, minuto 4 y la ensaimada mecánica ya arrasaba.

El resto, hasta su gol, muy poco vistoso, sin ninguna ocasión alfarera y con sólo un par de incursiones peligrosas de Maiquel Pereira por nuestra parte; el quejica Bordalás acumulaba jugadores en el centro del campo, adelantaba a su defensa y conseguía que sus esbirros hicieran el no-juego que les convenía. A ello hay que añadirle nuestra falta de alguien capaz de subir el esférico con criterio, de romper la espesa red tejida por los alcorconeros y de marcar la diferencia (¿quizás era el partido para Javi Ros?).

Una falta al borde del área, probablemente inexistente, supuso el empate tras el lanzamiento magistral de la falta directa; se llegaba al descanso con tablas en el marcador y el presentimiento de que la segunda mitad iba a ser movidita, sobre todo a partir del momento en el que el árbitro comenzara a perder los papeles.

¡Y vaya segunda parte!, ¡qué cruz, qué despropósito!; dudo que se jugasen más de 15 minutos; continuas interrupciones, lesiones, actuaciones teatrales, malas artes, marrullerías, tretas; la mayoría protagonizadas por el enemigo, aunque el ciego de Bordalás no lo quiera ver. Tedioso, un tostón, empate que a  ninguno debe disgustar y ahora a hacer recuento de tarjetas (5-4 en amarillas, 1-2 en rojas), golpes y lesiones.

El juez de la contienda extravió los papeles, desquició a es nostros y éstos no supieron mantener la calma ni jugar ante estas circunstancias; los madrileños demostraron más oficio y un perfecto uso de la astucia tramposa, de la mala intención, del engaño, de las “filibusterías” y nuestros chicos cayeron en la trampa.

Llama la atención:
  • -       Que el míster contrario se ponga chulo y se queje de que a su equipo le tilden de duro.
  • -       Tener que oír, de seres querido, mencionar a jugadores que ya habían abandonado el terreno de juego; tengo dos ejemplos, dos… fan cadufos.
  • -       Que a pesar de ser expulsado, no sin cierta rigurosidad, y de ser despedido con pitos y todo tipo de improperios, el capitán amarillo, Rubén Sanz (nº 8), tuviera un bonito detalle con uno de los nuestros, al disculparse en un par de ocasiones tras haberle hecho una falta.
  • -       La llegada de nuevos lectores… inqueros para más señas.
  • -   Que parte del público se dedicara a jugar al Candu Crush.

El rincón político:

Después de la patochada catalana y la inanición de los gobernantes nacionales, le llega la hora a Chaves y a Griñán quienes, por encima de todo, son presuntos, ¡faltaría más!, veremos en que queda esta supuesta malversación y cómo termina el escándalo de los ERE’s mientras se encumbra Pablito el mesiánico, puesto y dispuesto a llevarnos a las situaciones más execrables, aunque las que nos rodean ahora no son para tirar cohetes.


Y los platos rotos los pagarán los pobrecitos chicharreros, isleños como nosotros pero, ¡ahí estriba la gran diferencia!, pertenecientes al continente africano. Será el sábado a partir de las 20:00 hora peninsular, balear y de Ceuta y Melilla. Aporellosoee, que son pocos y cobardes, retomemos la senda de la victoria, la única que se merece el Club de nuestros amores.

Adeuuuuuuu,

Enrique


1 comentario:

Lolo el Charro dijo...

Muy rápido y eficiente el cronista esta tarde