15 diciembre 2014

Liga: Mallorqueta – Numancia (1-1): UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA


Falta de actitud en la primera mitad, reacción en la segunda y otra oportunidad perdida… y van…

Ya venía la cosa caldeada con el castigo-no convocatoria de Ceporrovic que debemos aceptar aunque personalmente no comparto porque, al fin y a la postre, es el pixixi del equipo y el único killer del área del que disponemos en la actualidad. Volvía a no ser convocado Gay Assulin y el otro recambio natural de Arana, Markovic, era el descarte de última hora del técnico Valerio Karpin.

Se deseaba la inclusión de Javi Ros en el once inicial y ¿por qué no? de Cedric pero el míster volvía a confiar en su once habitual que tan pobres resultados viene dando de un tiempo a esta parte.

Comenzó a rodar el balón y el resumen del primer acto es muy sencillo, a la vez que claro, la intensidad de nuestros muchachos dejaba mucho que desear, tampoco se estaba jugando bien y la permanente falta de un cerebro no se solucionaba al posicionar a Marco Asensio demasiado arriba. Ellos, los de la defensa numantina, no aportaban nada al deporte rey pero en una falta de garra consiguieron acercarse y de un disparo fallido se adelantaron en el marcador. Apenas hubo reacción aunque si un par de clamorosas ocasiones que nuestros atacantes se encargaron de dilapidar de forma lastimosa, frustrante e indignante. La cosa pintaba mal y se necesitaba una reacción inmediata.

Y se produjo, primero con la supuesta reprimenda que les dio Karpin en el vestuario (debió ser de órdago) y después con la entrada, desde el minuto 45, de Javi Ros ocupando con criterio la abandonada zona del centro del campo, encargada de hacer carburar al equipo.

No llegamos a jugar al nivel de otras ocasiones pero la actitud fue otra y disfrutamos de varias oportunidades, que sólo la nefasta tarde de Abdón Prats y la suerte que acompañaba al portero enemigo, evitaron que se tradujesen en goles de victoria. Por fin debutó Cedric y en los últimos instantes se incorporó Saborit como interior izquierdo… ya dábamos el partido por perdido, se había intentado sin éxito y sin suerte… la pelota no había querido entrar pero en el 90 en una jugada de fe y hasta diría de rabia, Arana (flojo durante toda la mañana), a banda cambiada, se adentró en el área tratando de hacerse un hueco, disparó cruzado y goooooooool, goooooooool del Mallorqueta de nuestros amores, la justicia hecha gol, un punto era un punto y todavía podía obrarse el milagro total pero no, al revés, casi fueron ellos los que nos apuntillaron; final y de los males, el menor.


Llama la atención:

La intensidad con la que vive el encuentro el público mallorquín:
Que desde que hemos vuelto a Segunda, no hemos ganado jugando en casa por la mañana (dato facilitado por el profesor).

Que Antela, el entrenador contrario, reconociese de inmediato que habían tenido suerte y que el Mallorca había merecido ganar.

Que Marco Asensio, desde que está en la cresta de ola, ya no es el mismo.


El rincón político:

Ayer de nuevo una tropelía, una deshonra, una vergüenza, un latrocinio y un tremendo desistimiento de las fuerzas de orden público al no detener a Jone Amézaga, huida y condenada a 18 meses de cárcel, durante su comparecencia pública en Guernica… para más inri, el sábado ya nos dejó a todos con el culo al aire porque había sucedido lo mismo.


Continuamos en tierra de nadie, más cerca del infierno que de la esperanza pero como ésta es lo último que se pierde, pues con ella iremos a Ponferrada – León – España para, el próximo sábado, a partir de las 17:00, salir aporellosoee, a comernos la hierba y un botillo si hace falta para coger energía.


Adeu siau,

Enrique


No hay comentarios: