14 enero 2016

Maheta y la prensa

Otras formas son posibles... o no

Maheta Molango no deja de sorprendernos y, en lo que a AporellosOee se refiere, hasta ahora siempre de forma positiva.

Hasta ahora ha mostrado unos modales (de los verdaderos, no de los de cara a la galería) exquisitos y una determinación muy clara sobre cómo debe ser gestionado un club deportivo.

Modales y determinación que contrastan enormemente con lo que nuestros antiguos propietarios y/o representantes de ellos nos tienen acostumbrados. Al menos desde los añorados tiempos de Mateu Alemany, cuando todos podíamos dedicarnos únicamente a disfrutar de lo deportivo, y que quizás pudiésemos hacer extensivos a la presidencia de Guillem Reynés, modesto y sencillo como ya no los ha habido después.



La prensa, sin chicha

Sin embargo, esto no ayuda nada a que la prensa clásica pueda jugar con noticias o simples rumores o desmentidos para llenar sus páginas diarias de deportes, y nos preguntamos hasta cuándo esta prensa le va a dar "cancha" a Maheta, y cuándo llegará el momento en el que éste empiece a ser atacado por el simple motivo de no darles las primicias a ellos.

Un ejemplo lo tenemos en el artículo que firma Alejandro Vidal en mallorcadiario.com titulado "En busca de respuestas". Un artículo que intenta mostrar algo más que prosa, jugando con preguntas que no esperan respuesta, sino que quieren que parezca que el hecho de que no tengamos la respuesta a esas preguntas pueda provocar el caos en nuestro club, o incluso en nuestra isla.

Humildemente (de verdad, humildemente) vamos a intentar ser nosotros los que respondamos a esas preguntas, sin ningún ánimo de buscar ninguna polémica con Alejandro, con quien podremos estar a veces de acuerdo y a veces no, pero no deja de ser un periodista, algo a lo que nosotros ni siquiera aspiramos. Ahí va:

   -¿Alguien que invierte más de veinte millones en una empresa, un club de fútbol en este caso, mantiene en la presidencia a quien sólo ostenta un veinte por ciento del capital? Por supuesto. El hecho de ostentar un cargo representativo no es para nada interesante para los grandes hombres de negocios americanos. De hecho, Sarver es propietario de los Phoenix Suns, pero el presidente es Ryan McDonough. Esto muestra coherencia en la forma de actuar de Sarver en sus negocios deportivos.

   -¿Alguien que destina más de veinte millones para comprar un club se marcha dejando plenos poderes a una persona que ha conocido hace dos meses en plena negociación para comprar otro club? Sarver hace mucho más tiempo que conoce a Maheta Molango. Aunque es verdad que sólo hace unos meses que le hizo la propuesta. Si ésta no hubiese fructificado y lo hubiese hecho otra dentro de 1 año, diríamos que hace más tiempo que le conoce, pero la confianza ya la tenía depositada en él desde las negociaciones con el Getafe.

   -¿Alguien que asigna más de veinte millones para adquirir un club lo hace sin llevar a cabo una auditoría profunda de sus cuentas y balances? No nos equivoquemos. Que no haya trascendido la auditoría, ni siquiera que ésta se haya realizado, no significa que haya sido así. Los verdaderos hombres de negocios trabajan así, y a partir de ahora deberemos acostumbrarnos a ello (posiblemente por el bien de nuestro club)

   -¿Alguien que deja más de veinte millones en un club en trance de descenso y, por tanto, con un pie fuera de la Liga de Fútbol Profesional ficha dos refuerzos sin gastarse apenas trescientos mil euros y que no garantizan una mejoría notoria? Por un lado, quizás la premura de escribir este artículo ha realizado una afirmación sin siquiera dejar que termine la ventana de fichajes de invierno. Por otro lado, y teniendo claro (espero que todos) que el objetivo de este año es la permanencia, no tendría mucho sentido gastarse millones en jugadores que a día de hoy no necesitamos. Ahora fichamos para salvarnos, y vamos planificando la próxima temporada.

¿Alguien que arriesga más de veinte millones en un club deportivamente hundido y económicamente tocado mantienen en su puesto a los máximos responsables del fracaso? Esos puestos no son más que apariencia. La nueva propiedad ha querido entrar sin provocar ningún Tsunami, pero la única mano ejecutora existente a día de hoy es Maheta Molango. El resto, están sólo para figurar.

   -¿Alguien que paga más de veinte millones por un club confía en las personas que lo han llevado al borde del desastre social y económico sin efectuar el menor cambio en el organigrama del club y sus responsables de área? Aplicaríamos la misma respuesta que en el punto anterior.

   -¿Alguien que coloca más de veinte millones de euros en un club de fútbol, sea cual sea, de Escocia, Valencia o Madrid, permite el desplazamiento de cuatro representantes a un partido, sin que el suyo pueda sentarse en el palco presidencial y lo hagan los otros tres? Maheta, al contrario de lo que sucedió durante los primeros partidos con Monti Galmés como vicepresidente, ha reconocido que su forma de vivir los partidos no es la adecuada para ser el representante del Mallorca en el palco. Incluso Sarver no entiende cómo en el "soccer" se sientan a ver el partido juntos los máximos responsables de los equipos rivales.

   -Y, entre otras cuestiones y para no alargarnos, ¿por y para qué un empresario americano dedica tiempo y dinero a una sociedad anónima deportiva cuya identidad –Glasgow, Levante, Getafe, Espanyol, Valencia o Mallorca le da exactamente lo mismo? Esto se entiende fácilmente rememorando la rueda de prensa de presentación de Sarver. Él dejó claro que esto es un negocio. Lo hizo al explicarnos que el basket y el fútbol son los mejores deportes en los que invertir por la cantidad de gente, y además de ambos sexos, que lo practican en todo el mundo. Sarver no dedica su tiempo y dinero al Mallorca. Los invierte en él.

   -Para finalizar: ¿alguien que hace exposición pública de su compra, evita cualquier aclaración sobre sus pormenores, tales como plazos y forma de desembolso, presupuesto de la temporada y la firma en una notaría de Madrid cuando al día siguiente viaja a Palma? Sí, claro que sí. Y aunque aquí nos parezca extraño, es algo muy habitual en los grandes negocios. Si quieres hacer realmente un buen negocio lo haces en silencio, sin que ningún adversario pueda adivinar tus movimientos e intentar chafarte el plan.

Es lo que hay

En resumen, creo que nos toca acostumbrarnos a ver cómo se hacen las cosas de verdad. No con faroles al estilo de Grande o de Classen. Y ciertamente digo, que si es por el bien del Mallorca y por volver a verle entre los más grandes, vale la pena.

La pregunta es: ¿se acostumbrarán los medios de comunicación? ¿cuánto tiempo tardarán en atacar al suizo por ello?




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionantes reflexiones con un fondo profundo e incontestable. Creo que las respuestas no podían haber sido más acertadas. Con respuestas como estas, quizás algún periodista, pensará y razonará antes de escribir

Anónimo dijo...

Sencillamente magnífico

Anónimo dijo...

Esperemos que estas respuestas sean acertadas y que no estemos dando demasiado crédito a alguien que nos la quiere meter. Amunt Mallorca!!!