17 abril 2016

Mallorca 1-1 Osasuna. Tarde-Noche de certificaciones


Hoy no nos hemos llevado los 3 puntos, pero sí que podemos decir que hemos certificado varios aspectos de nuestro Mallorqueta. Unos más puramente futbolísticos, otros más extradeportivos, pero certificados han quedado todos.

Sabemos a qué jugamos

Está certificado que el Mallorca tiene un sistema, y los jugadores saben cómo jugarlo. A unos les gustará más, a otros menos, pero el sistema existe y su implantación sobre el terreno de juego es indiscutible. Sobre todo, es indiscutible porque Vázquez se ha visto obligado, por unos motivos u otros, a modificar y mucho las alineaciones, y aun así, todos los que han saltado al campo han dado muestras de tener claro su cometido y su rol dentro de los once que están sobre el terreno.

Hoy se ha hecho un partido serio en defensa, con quizás el mejor Oriol de la temporada. El centro del campo ha sido muy superior al del Osasuna en la primera parte, si bien en la segunda nos han pillado el tranquillo y se nos acabó lo que se daba. Y delante se han asociado muy bien los 4 atacantes, tanto por banda como tirando diagonales. Sólo la estrategia sigue siendo un punto enormemente flaco, aun cuando parecía que con Colunga habíamos encontrado a alguien que sabía poner los balones mejor. Hoy no ha sido su día en ese aspecto.

Tenemos a jugadores en baja forma física

Se ha vuelto a certificar que Salomao y Lago Junior están bajos de forma. Juegan en posiciones de mucho desgaste, y sería lógico que fuesen sustituidos antes de finalizar los partidos en varias ocasiones, pero es que el caso de estos dos jugadores denota una falta de preparación anormal para jugadores de un equipo de la Liga Adelante. Tanto si juega de salida uno como si lo hace el otro, el suyo es siempre un cambio obligado, sin poder tener en cuenta las circunstancias del partido, lo que nos perjudica bastante en partidos como hoy, en los que podríamos buscar jugar con más gente atacante pero no nos lo podemos permitir.



El centro de creación es nuestra mayor carencia

Lo sabemos todos, no estamos descubriendo nada nuevo aquí, pero en partidos como hoy, en los que en realidad nadie ha hecho un mal partido y cada uno de ellos ha cumplido con su papel de forma más que correcta, se ha certificado que nos falta de ese jugador que oxigene, que sepa dar velocidad o pausa y que sepa dar un pase en diagonal a delanteros potentes como los que ahora sí tenemos. Y no estamos soñando con un ibagaza. El "Caño" vino a un Mallorca de primera división y que iba a jugar competición europea ese año, y hay que entender que ese mismo jugador no hubiese recalado en el Mallorca si se hubiese estado en la situación que se está hoy. Pero sí que hay opciones de encontrar a algo mejor, y posiblemente, tras los acertados fichajes de este invierno, habrá presupuesto para fichar a más de uno en esa posición en verano.

Salomao marca el estado del resto del equipo

Si bien nos gusta la calidad técnica que tiene Salomao, no tenemos muy claro el por qué, pero hoy se ha vuelto a certificar que mientras Salomao está bien físicamente, el Mallorca rinde bien. Pero en cuanto su físico le abandona, también el rendimiento del Mallorca se resiente. Es igual si el compañero que sale es incluso mejor que él. Coincidencias, misterios de la vida o manías nuestras, no lo sé, pero parece ya algo más que pura casualidad.

Los árbitros no nos quieren

Este es la certificación más grande que nos llevamos hoy: no hay buena relación con los árbitros. Hoy se nos ha vuelto a perjudicar. Ha sido así con un penalti más que riguroso para Osasuna, con un penalti sobre Aveldaño que es imposible que ni árbitro ni juez de línea viesen y con una no-expulsión a Tano por segunda amarilla tras una obstrucción de manual que todo el mundo ha visto. Pero no nos podemos quedar sólo en esto. Tras el escandaloso arbitraje de Zaragoza, hoy también nos ha tocado sufrir gran cantidad de pequeños detalles que siempre han jugado en contra. Y cuando todas las pequeñas faltas que te hacen no son falta, cuando todos los contactos con tu rival son falta tuya, y cuando cualquier duda en un saque de banda acaba beneficiando al oponente, esto desquicia. Y el jugador desquiciado pierde los papeles y comete faltas y errores flagrantes, de los que sólo se culpabiliza al propio jugador porque, en realidad, él ha sido el que ha hecho esa falta a destiempo o ha cometido ese error. Pero la raíz del problema viene en el arbitraje son sesgo.



No sabemos qué estrategia debería adoptar el club. Por ahora, ésta es la de callar y hablar poco de los árbitros, pero posiblemente, con lo que nos estamos jugando, va siendo hora de dar un puñetazo sobre la mesa y dejar claro a todos los implicados quién es el Real Mallorca.

Sufriremos

Esto está certificadísimo. El destino no nos va a dar margen de relajación. Estaremos sufriendo hasta el último partido, y cuando por una parte las cosas empiecen a funcionar, vendrán otros a fastidiarnos. Nos veremos a nosotros mismos cual concursante de Gran Hermano, preguntándonos quién nos pone la pierna encima para que no levantemos cabeza. Y terminaremos la temporada con esa misma cabeza bien alta, contentos sólo por la permanencia, sí, pero ahora con un verdadero proyecto y con gente que tiene ganas de trabajar para el club.

Cap amunt!!!

PD: Me ha encantado escuchar a la banda en nuestra grada. No debería haber ningún equipo que se precie sin su banda de viento y percusión





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente Guillem

Sebastián dijo...

Completamente de acuerdo con lo expuesto en la crónica. Muchos periodistos podrían aprender.