07 enero 2017

Liga: Mallorqueta 2 – 0 Mirandés del Ebro: FELIZ AÑO NUEVO

¡Vaya regalo de Reyes!, ¡vaya manera de comenzar el año!, más allá de análisis, merecimientos, planteamiento, rendimientos, etc., etc. disfrutemos de un magnífico resultado que, ¿quién sabe?, podría suponer el inicio de una nueva y rutilante etapa.

Probablemente por última vez no pude presenciar el encuentro y bien que lo siento en esta ocasión; ello, como vuestras preclaras mentes habrán deducido ya, me impide escribir una pormenorizada crónica del match.

Sorpresa inicial con el once de salida que cuanto menos nos hizo albergar esperanzas pero la cruda realidad nos abofeteaba de nuevo obligándonos a sufrir a un equipo simplón e incluso, en ocasiones, a merced del adversario.

No llegaban buenas noticias cuando al filo de la media hora se tuvo que retirar don Juan Culio quien, por cierto y al igual que Oriol, ha ido de más a menos a lo largo del campeonato. Fue sustituido por el largo Conde Lekic quien, a su vez, sería quien en el minuto 80 abriera el marcador.

Con susto morrocotudo entre medias, el dos a cero definitivo lo consiguió el bregador Lago Junior en el minuto Ramos.

Alborozo final con pequeño incidente en la tribuna postiza cuyos efectos no llegaron a los del 18 de marzo de 1984 cuando, tras el gol de Gerry Amstrong, la pared que separaba la general sur del foso del añorado Luis Sitjar se vino abajo dejando la friolera de 40 heridos.

Llama la atención:
El interesante debut de Saúl García.
Lo desapercibido que, por la fecha, pasó el encuentro cuando nos tenían preparado este magnífico regalo.

El rincón político:
Qué divertido lo de Podemos en Baleares: chantajes, prebendas, amenazas, etc., etc… a ver si algún despistado, inocente o cortito va despertando…

En fin, merecido triunfo que alenta a nuestras gargantas a seguir gritando nuestro aporellosoee, que seguro que será útil el próximo domingo en Getafe, a partir de las 12:00.

Feliz semana


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hijos del Lluis Sitjar
Ciertamente, el partido no fué de los que hacen aficción. En una tarde gélida, parecía que los jugadores aún andaban digeriendo el roscón de reyes. La primera parte, solo destacar los últimos 15-20 minutos. Lo demás, mejor para olvidar. Y eso ante un equipo muy inocentón arriba, que, claramente, venía a no perder el partido/puntos.
En la segunda parte, más de lo mismo. Hubo unos 20 minutos d anarquía total, con jugadores fuera de su posición, sin nadie que los dirigiera, pero con la única salvedad de que teniamos el balón, gracias a que el equipo contrario se había tirado hacia atrás.
Y llego el primer gol. Y después el segundo. Un "golarro".
Me gusto Angel y Saul.
Hay equipo para mantenerse. Olvidemos el ascenso. O, en su defecto, sigamos rezando que quizás llegue un milagro.
SalU2.

El Colchonero dijo...

Este Mallorca tiene más moral que el Alcoyano... feliz año.