10 marzo 2017

Otro partido decisivo

Y van...Tal como anunciamos hace unas semanas todos los partidos son decisivos y en cambio nos encontramos como hace unas semanas, algo peor quizás. Y ya hemos terminado los argumentos para entender que el Mallorca pueda ganar un partido. Tal vez animar a los verdaderos mallorquinistas a que acudan a animar al equipo por aquello de estar a las duras y a las maduras. El miércoles a la salida de visionar la película del Centenario, no podía por menos que pensar que con los jugadores que tenemos, y si todos hubieran sudado la camiseta cada domingo, como se hacía antes, no nos encontraríamos en la situación actual. No tenemos un plantillón pero si suficiente para estar en mitad de la tabla. Insisto que era un equipo diseñado para F. Vázquez y que ahora se ha tenido que amoldar a otra manera de hacer. Y sigo confiando en Olaizola porque pone intensidad, prepara bien los partidos aunque le cuesta variar el rumbo cuando las cosas se tuercen. Pero ahí tiene un segundo, del que hablan muy bien, que debe ejercer su función y ayudar en la lectura. Y si Culio sigue en el campo cuando parece que ya no puede más será que es el único con ideas claras para ejercer de líder. El y Juan Do son los únicos jugadores con cabeza para hacerlo. Tampoco me explico como no han sido capaces de eliminar una serie de errores que nos cuestan puntos. Y por fin parece que Moutinho ha perdido ya la confianza tras el último desastre ante el Tenerife en el gol que costó el 1-2. Ese intento de regatear cerca de nuestra área se lo habíamos visto en muchos partidos hasta que costó el gol. Hoy ni planteo la  posible alineación ni sistema ni hablo del rival. Lo único que esperamos los que siempre seguimos al Mallorca desde hace más de 35 años es que salgan a ganar el partido y punto. Bueno, seguirlo desde siempre, los 37 años ininterrumpidos como socio abonado es lo que quería decir. Y hemos estado con él en tercera, segunda B, segunda y primera porque el Mallorca es un SENTIMIENTO.



1 comentario:

Enrique Mas dijo...

Y por ese sentimiento y por esa camiseta y porque los hay mucho peores... vamos a ganar.