25 marzo 2017

¿Qué nos deparará el futuro?

Tras una semana intensa y movidita en los despachos y las Peñas y con el mal resultado de la semana pasada, a uno ya se le quitan las ganas de escribir previas pues ya no se sabe que argumentar. Estamos perdidos ante tanto cambio, tanto de estrategias como de hombres, personalmente estoy también decepcionado por el comportamiento de parte del mallorquinismo y ya he tirado la toalla.

Quizás lo único que me preocupa es si podremos subsistir como Club, aunque sea SAD, y por lo tanto no entiendo que se arrojen piedras sobre el único que está capacitado para salvarnos: la actual propiedad. Y esto no es una defensa del actual CEO, muchos errores ha cometido, pero si que hay que reconocer que están intentando modernizar el club mientras que a los aficionados sólo nos importan los resultados. No son ellos los que se tienen que amoldar a nuestra idiosincrasia sino que también nosotros tenemos que ver que el fútbol ha evolucionado y ya no podemos vivir de recuerdos ni entender el fútbol de una forma romántica. Todo esto se acabó y hay que refundar el Club que está podrido estructuralmente. En lo que se equivocó la nueva propiedad fue en no empezar desde su misma llegada la reestructuración de la SAD. Supongo que por miedo a lo que podríamos pensar los aficionados.

Ahora, pase lo que pase esta noche, sólo nos queda pensar que o esta gente continúa en el Club y cumple con todos los pagos pendientes de otras épocas o desapareceremos como Club. Que cada uno actúe según le dicte su conciencia pero no nos quejemos luego de que nos han dejado abandonados. Igual no es a ellos a los que tendríamos que haber abroncado.


No hay comentarios: