01 agosto 2017

Descenso y II.

Ha pasado más de un mes y parece que olvidamos la pérdida de categoría. Algunos ya vaticinan que quedaremos primeros a quince puntos del segundo y demás bravatas. No aprendemos o eso parece. Ya hablaremos del futuro pero hoy terminemos con unas reflexiones sobre lo sucedido. El tiempo transcurrido da una mejor perspectiva y mayor tranquilidad para extraer las últimas coclusiones.

Siempre se oye durante la temporada: " al final ya pasaremos cuentas". Y eso nunca sucede pues todo el mundo sólo piensa en irse de vacaciones y no se realiza un verdadero análisis de lo ocurrido. Porque lo acaecido en los dos últimos partidos no es un análisis sino sacar la rabia acumulada durante una temporada aciaga. Pero no nos engañemos. La única diferencia con las anteriores, es que en esta se descendió y en las anteriores no. Cuestión de suerte ya que nos lo merecimos igual. Voy a exceptuar la temporada del Nanu Soler, que no empezó después de hacer la pretemporada y tuvo que terminarla, salvándonos tres partidos antes de finalizar la temporada. Quiero recordar también que en esa temporada dos jugadores incorporados en el mercado de invierno fueron claves en mantener la categoría: Xisco Jiménez e Yuste. Cosa que en el último partido muchos aficionados olvidaron. Yuste ha sido titular con todos los entrenadores que ha tenido el Mallorca. No sé que se le puede recriminar. Quizás falta de carácter para ser capitán. Lo de gafe, no lo fue las dos temporadas anteriores. Y para colmo vamos a tener de capitán a Raíllo que si lleva dos descensos consecutivos. Pero de eso hablaremos próximamente.

Se me ha quedado en el tintero un artículo sobre los jugadores y técnicos pero a estas alturas ya no tiene sentido.

Es absolutamente necesario ser humildes en el trabajo y tener fe en nuestro futuro para no repetir errores pasados. No podemos ir de gallitos de buenas a primeras porque nos cortarán la cresta. Estamos en segunda B y a ella debemos adaptarnos desde el inicio de la temporada y desde el primer partido. Ese será otro cantar y materia de un próximo artículo. 



No hay comentarios: